Categoría: Filosofia

Historia de CASTELLS A LES TEVES MANS!!!

Cuenta la leyenda que el humano fue al lugar sagrado. Su paso era lento y cansado. No era debido a las heridas de su cuerpo ni tampoco a la fatiga del viaje. Sino al fruto de su nerviosismo y  el desespero. Cuando llego a la zona  de plegarias se dejo caer en bruces.  Aunque la fatiga era presente en su rostro estaba feliz.  Había llegado a su única salvación. Se quedó un rato descansando. Estaba exhausto por el largo camino,  miro atrás. Atrás, al lugar donde había partido para buscar la solución. El motivo de su viaje le dio valor. Se arrodilló y comenzó a rezar a su Diosa, su señora. Mientras susurraba las oraciones, las lágrimas comenzaron a  brotar  lentamente por sus ojos para más tarde  convertirse en un llanto de desespero. Dolor y agonía, fue lo único que sentía el humano.

Las lágrimas dejaron de nublarle la visión. Pero la persona no se dio cuenta ya que seguía sin ver. En lugar sagrado se rodeo de una niebla evanescente, que impedía ver con nitidez.  La Diosa se hizo presente ante los ojos del mortal.  Toda ella era de un blanco radiante:  su túnica vaporosa, su piel, su pelo…. e incluso el  aura que desprendía. Aunque era todo belleza su presencia era triste… su feligrés humano  estaba desesperado, hecho que a ella le afectaba.

La Diosa se percato que el mortal no reaccionaba. Tenía miedo,  pero no por su presencia. El temor provenía del gran peso que albergaba su alma, por eso era incapaz de reaccionar .  La divinidad se le acerco lentamente, siempre mirando tiernamente a su emisor. Con sus elegantes y bellas manos le rozo las mejillas, para darle tranquilidad. En aquel lugar no le pasaría nada. Una vez que identifico unos indicios de serenidad su  rostro cansado, lo cogió de los hombros y le ayudó a incorporarse.

El mortal se percato de la situación. Había sido  atendido a sus plegarias. Aunque Ella estaba ante su presencia la angustia le volvió a invadir el cuerpo,  tenía muchas cosas que decir y nos sabía la manera de manifestarla. El tiempo estaba en su contra.

-Servil mortal, estoy ante vos. Explicarme, que os hace tener este pesada angustia… Vuestros rezos denotaban un dolor insufrible- Dijo la Diosa. Su voz era fina y elegante, digna de ser música celestial, no obstante,  se podía observar cierta tristeza ya que asimilo los sentimientos de  su invitado.

-Mi señora, perdonar mi osadía…- dijo el humano de forma pensativa. No sabía como explicarse.  Tenía que aclarar sus ideas, una tarea complicada. Pero continúo con el poco valor que le quedaba. -Estoy desesperado… Es mi pueblo. La guerra lo invade todo.  El caos esta presente en cada esquina donde habitamos. Hemos perdido toda la noción de justicia y bondad. Solo hay dolor.  No somos personas… Robamos al hermano,  atacamos al vecino, agredimos al quien tengamos adelante… Estamos desesperados… Ya no tenemos valores y tampoco futuro. Lo único que rige nuestro destino es el oro y la sangre…. Necesitamos una solución, un milagro…. MÁGIA… – las lágrimas impidieron continuar con su desgarradora descripción. Cayo de bruces de nuevo,  estaba desesperado. No había solución.

La Diosa se arrodillo y abrazo al humano. Ni la nítida luz que irradiaba podía disipar la oscuridad que encadenaba al pobre ser. Delicadamente le acuno, como una  persona hace con su retoño.  Su delicada mano  le secó las lágrimas de desespero.  Después la deslizo hacia mentor y le subió la cabeza para que   pudiera  ver su bello rostro. Ella le miró directamente a lo ojos,  acción que alentó su débil  corazón y le dijo: – Mortal, nobles son tus palabras. No esta todo perdido, siempre hay esperanza. Por eso estas aquí. El viaje no es fácil, pero aún así, estas ante mi  presencia pidiendo una solución. Me pides un milagro… incluso para resolver vuestra dramática situación  me pides que haga uso de la MAGIA… Humano, tu dolor nubla tu pensamiento. La disciplina maligna  no es la solución. No con la magia. Como ya sabes la brujería  esta prohibida para los hombres y las mujeres… no os hace falta ya que tenéis otras herramientas y capacidades. Una virtud divina…tenéis la Creatividad-

-Pero mi señora…  ¿como podemos  cambiar nuestra situación solo con eso?- dijo el humano incrédulo. En su rostro se dibujada claramente la sensación de duda. – Esa virtud no nos protege de la codicia de los otros humanos. Tampoco nos protege del acero impuro de sus armas- En su rostro volvía a mostrase  las grotescas señales del desespero. La Diosa le sonrió con ternura. De la misma forma que el adulto hace ante el razonamiento inocente de un infante.  El mortal se dio cuenta que en vez de lamentarse era mejor escuchar a su divinidad.

-Humano,  no debes de temer al acero. La destrucción no es poder, es una señal de debilidad. El poder radica en sanar y construir. Es más fácil destruir una planta que no hacerla crecer, y una vez que esta florece puedes observar la belleza… la belleza de sanar.  Todos vosotros y vosotras tenéis esa capacidad. Tenéis la creatividad. Con ella podéis  plasma vuestro lado más divino. Podréis expresar aquello que las palabras no pueden, plasmar aquellas sensaciones intensas que rigen vuestra esencia. En vuestras manos radica el propósito de esta virtud.  Habéis visto que no es buen  camino  la codicia y el poder, vuestro dinero a comprado la humildad y bondad de vuestros corazones.  Pero si enderezáis  vuestros valores con buenos pilares estos crecerán con energía. Vuestros enemigos se quedarán solo ya que el poder de la bondad tiene más fuerza que el de la violencia. La violencia no puede crear felicidad, solo destruye y arrasa. La bondad puede crear cosas bellas, podréis crear Arte, la más bella de las manifestaciones humanas. Con ella, comunicareis sensaciones sin importar la lengua ni nación de cada individuo. Esta disciplina podrá ser desempeñada por cualquier miembro, sea varón o hembra, ancianos o niños… Si vuestro ímpetu y esfuerzo son constantes esta creatividad será tan grande como inmensas torres. Torres de dimensiones épicas. Estos castillos divinos son fruto del sudor y esfuerzo de cada uno de vosotros, de la gran familia que formáis. Con estas edificaciones no solo tocareis el cielo con la mano, también tocareis el paraíso… el límite lo establecerá vuestra ambición.  Pero no lo tenéis que olvidar, cada uno de vosotros es primordial. El arte os hará actuar como una sola persona, os tendréis que  olvidar de vuestras diferencias, el único bien es el amor común. A cambio de vuestro valor, el arte os unirá y unificará el grupo. Cada uno empanizará con el vecino, y entenderéis las necesidades de cada uno. Ya  no habrá enemigos.  Trabajareis en grupo…. Recordad bien, el valor de estos castillos,  en vuestra  virtud… la creatividad. En  vuestras manos esta la solución

El mortal salió con valor. El sol iluminaba su camino. Con paso firme se dirigió de camino a su hogar, dispuesto a manifestar  la “magia” que le revelo su Diosa. En su cabeza solo había un mensaje de optimismo… El castillo esta en sus manos.

Anuncios

EL JARDÍN DE RYÔAN-JI, EL jardín de la vida.

El ser humano, es un ser creativo, que para describir conceptos tan complejos y abstractos como es la vida, no solo utiliza las palabras y números. A veces puede utilizar el arte y servirse de elementos muy comunes. Comunes como puede ser un jardín seco…

La obra en cuestión es el Jardín de Ryôan-ji. Esta obra esta situada en Kioto (Japón), situad

a en el lado sur del Hojo (habitáculo del Abad) del templo que lleva el mismo nombre de la obra. El Jardín esta formado por un rectángulo de grava rastillada de 30 x 10 m, donde están dispuestas 15 rocas agrupadas en 5 grupos. Estos grupos constan de musgo, en que el espectador puede asimilarlas como islas. La enigmática disposición parece fruto del azar. Pero es la distribución donde radica la originalidad de la obra. No hay ningún punto de vista donde se pueda visualizar todas las rocas. Solo se puede ver si se recorre el jardín.. y hay radica el gran mensaje de la vida.

Esta obra de puro mensaje abstracto y metafórico es un claro ejemplo de la verdad de la vida. La grava del jardín que a causa de su morfología se convierte en un nuevo elemento… algo místico, como puede ser UNA IDEA. Este conjunto de IDEAS, forman un mar que circulan alrededor de las islas. Islas que representan LA VIDA. Esta vida es cambiante… va modificandose a lo largo del tiempo a causa de los reflejos de la grava y de la sombra de los diferentes elementos que la forman. Para admirar -y por lo tanto conseguir la autentica verdad de la realidad (vida)- hay que conseguirla navegando. No se puede admirar desde un único punto de vista. Hay que hacerla con varios, y aún así siempre son escasos. Elemento principal para llegar esta meta es la empatía y la tolerancia con los otros puntos de vista, ya que la falta de humildad y la intolerancia no solo nos conduce a la ignoráncia, sino que nos evocará a la soledad y el desespero del naufrag@.

Como concluir decir que la vida es como una obra de arte…

El jardín de Ryôan-Ji